Airspeeder es un fabricante australiano que busca revolucionar la industria tal y como lo conocemos, y sin duda uno de los pasos más importantes en este sentido es la creación del Airspeed Mk3, el primer auto de carreras volador completamente eléctrico, que recientemente realizó sus primeras pruebas de rendimiento y nos dejó con la boca verdaderamente abierta.

Aunque los Supersónicos y Volver al Futuro nos dijeran que en un futuro cercano los autos voladores dominarían el mundo, la realidad es que los eVTOL no han logrado un desarrollo verdaderamente importante, aunque eso podría cambiar con la llegada de este esbelto y tecnológico modelo.

La carrocería (¿o fuselaje?) de este modelo está completamente fabricado en fibra de carbono, montado sobre un marcho y chasis del mismo material, que es impulsado por un motor eléctrico que entrega un máximo de 129 caballos de fuerza, firmando una velocidad máxima de 120 kilómetros por hora, con un peso de tan solo 100 kilogramos, marcando así un aumento del 95% en la potencia del vehículo reduciendo el peso al 50% respecto a su antecesor, el Mk2.

El Speedster Mk3 es el auto volador con el que podrás participar en un campeonato

Con esas cifras la firma australiana espera poder crear un campeonato de competencia con las 10 unidades que pretenden construir en este 2021, mismas que antes de entrar a la batalla de velocidad, serían probadas en un entorno controlado y pilotadas de manera remota, protegidas por tecnologías como Radares LiDAR que crean un “campo de fuerza” virtual que debería impedir colisiones en la pista entre los Speedster Mk3.

Una de las innovaciones en estos campeonatos serán también las paradas rápidas en pits, pues los vehículos estarán equipados con un sistema “deslizamiento y bloqueo”, el cual les permitirá extraer de manera rápida la batería del vehículo y reemplazarla por una completamente cargada mientras el auto volador está en tierra.

Lo mejor es que  el Speedster Mk3 contará con diversas configuraciones de batería preexistentes en el mercado, es decir que tal cual los equipos de F1 actualmente tienen distintos compuestos de neumático para crear sus estrategias, los equipos de este nuevo campeonato contarán con baterías de diferentes configuraciones para cada situación, pudiendo elegir una batería más ligera y con menos potencia para circuitos sinuosos, o bien una batería cargada de potencia y autonomía a costo de cargar con más peso para circuitos más abiertos.

La firma espera poder continuar con los grandes resultados que han obtenido desde el año pasado cuando comenzaron a obtener el apoyo de grandes empresas como Saltwater Capital, Jelix Ventures, DHL y Equals, estos últimos dos gigantes en el tema de la movilidad y logística a nivel global que le permitirán a la marca alcanzar el objetivo de arrancar con el primer campeonato de autos voladores durante el 2022.